jueves, 17 de mayo de 2018

Quizás

A veces sientes que algo quema en tu interior, pero por mucho que lo intentas no sabrías describir exactamente qué es.  
Quizás sea aquella mirada que se clavó en tu interior para luego desvanecerse entre la brisa, como se desvanece casi todo lo que te hace suspirar. 
Quizás sea el recuerdo de aquel momento de felicidad que fue efímero y que prometió al terminarse que nunca se volvería a repetir. 
Quizás sean todas esas palabras que quisiste decir pero que en cambio preferiste callar. Por miedo. Por vergüenza. Por temor a que no expresaran lo que querías decir. Por no saber cómo decirlas sin herirles, sin herirte.
Quizás ese fuego proviene de las dudas, de los miedos, de los sueños que tienes a medio cumplir, de los fracasos que pesan a tus espaldas, de lo que está por venir pero que no termina de llegar. Proviene de todo y a la vez también de nada.

Pero puede ser que ese fuego que quema en realidad se origine en todos esos 'quizás'... y que tal vez la única forma de extinguir la llama sea eliminando la palabra 'quizás' de nuestro vocabulario. Basta de teorizar, de pensar en posibilidades o en cosas que pudieron ser o podrían ser de otra forma. Es tiempo de vivir sin mirar atrás y sin pensar demasiado en lo que vendrá después. Dejemos los quizás para épocas pasadas. Dejemos que no invadan nuestro presente para que así no interfieran en nuestro futuro. Vivamos sin más. Y entonces quizás... espera, eso no. Y entonces todo irá bien.

K.

domingo, 29 de abril de 2018

Dejarse llevar


Y de repente el cielo te resulta más azul y el sol brilla con más intensidad. Las nubes se deslizan con más ligereza y la brisa de primavera te parece magia. De repente no sirve cualquier canción, ni cualquier poema es suficiente para saciar estas ganas de soñar. Porque algo parece haber cambiado, aunque no recuerdes ya ni cómo ni cuándo sucedió. Solo sabes que ahora hay algo diferente, algo especial. Y te da miedo, porque así como no sabes de dónde salió tampoco sabes cómo terminará, ni si terminará como tú quieres. Pero te dejas llevar, porque al fin y al cabo en eso consiste vivir. En acierto y error, en cara y cruz, en cal y arena. Dejémonos llevar, que ya pensaremos en lo que haremos después. Disfrutemos el momento. Ya pensaremos qué hacemos si fracasamos. Ya pensaremos qué hacemos si triunfamos. Hasta entonces... soñemos un poco, que me han dicho que es gratis.
K.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Pasar página


A veces, cuando intentas pasar página, la página se te queda pegada al dedo y se arruga. Inesperado e indeseado contratiempo. Entonces pueden pasar dos cosas: que te pares un momento en ella otra vez para intentar alisarla, o que la termines de romper del todo. Lo que pase dependerá de qué tan intensas sean las ganas que tienes de seguir adelante. Dependerá de si las ganas de leer otra página son más fuertes que las que tienes de releer la anterior.  Porque quizás la anterior no la has leído lo suficientemente bien. O te has saltado partes fundamentales sin darte cuenta. Quieres ir rápido, pero sabes que en realidad deberías leer más despacio, buscando posibles detalles que se te habían escapado. Aunque tienes ganas de seguir leyendo, en el fondo sabes que tu lectura previa está incompleta. Y no hay nada peor que dejar cosas incompletas, colgando en el cielo de tus recuerdos. Quizás por eso al pasar la página algo se quiebra. Pareciera que es el libro el que te manda la señal, al dejar la página pegada a tu dedo, pero quizás eres tú el que lo hace inconscientemente. Porque quizás aún no es el momento. Porque sabes que falta algo por resolver. Y porque a veces para avanzar hacia el futuro, hace falta entender por completo nuestro pasado. 

K

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Errores


Cuando te equivocas, la mayoría de las veces no te das cuenta. La mayoría de las veces actúas por impulso, siguiendo los dictados de tu corazón. Crees que tu corazón tendrá la razón, que será imposible equivocarte si le haces caso a él. El problema es que en realidad el corazón no suele entender de razones, y no siempre el camino que nos hace escoger es el más adecuado. El problema también es que esto lo solemos entender mucho tiempo después.

Entonces llega un día en el que despiertas y lo ves claro. Sí, has cometido un error. Lo has hecho mal. Fatal. De repente tu yo del presente no entiende en qué demonios estaba pensando tu yo del pasado. Lo que en su día tenía toda la lógica del mundo, de repente ya no tiene ningún sentido. Y es ahí cuando vienen las consecuencias emocionales: tristeza, rabia, arrepentimiento... y quién sabe cuántos sentimientos más. Destaca entre todos la impotencia por no poder arreglarlo, y es que por desgracia, los errores más importantes no suelen tener marcha atrás. Maldita vida irreversible. Maldito tiempo que no puede volver atrás. Malditas oportunidades desperdiciadas.

A pesar de todo, no debemos olvidar que al final todo ocurre por una razón. Quizás los errores de hoy son los aciertos de mañana. Quizás los caminos que hoy parecen errados al final nos llevan a un destino correcto que todavía no conocemos. Y en cualquier caso, una cosa es segura: si sabemos reconocer los fallos que hemos cometido, será muy difícil que volvamos a cometerlos. De cada error siempre queda una lección. Así que aunque nos duelan, no debemos olvidar que en el fondo son nuestros propios errores los únicos capaces de hacernos crecer. 

K.




martes, 5 de septiembre de 2017

Siluetas

Siluetas que van y vienen, que fueron reales un día pero que hoy ya no existen. 
Recuerdos que fluyen, imágenes que aparecen para luego desvanecerse y no regresar jamás. 
Ecos que se escuchan a lo lejos, ecos de lo que fue, pero también de lo que quiso pero no pudo ser. 
Miradas fugaces, de esas que no duran ni un segundo, pero que perduran en la memoria para siempre. 
Sueños perdidos en el tiempo, en el espacio, creados aun sabiendo su dueño que su destino sería el olvido.
Personas que se van para no volver, personas que se quedan para no marcharse nunca más.
Y vida que continúa, a pesar de lo vivido, a pesar de lo perdido... o quizás a partir de ello. 


K.